martes, 21 de enero de 2014

El árbol que no deja Wert el bosque.

Mientras los neoliberales convierten en cenizas lo que queda de la educación pública, nosotros seguimos obsesionados con el ministro Wert, como si cuando él ya no esté ahí, que pronto será, fuesen a cambiar las cosas. Lejos de ello, el plan neoliberal de destrucción de la enseñanza pública ha seguido y seguirá cumpliendo sus objetivos, hasta nuestra derrota final, si no tenemos la suficiente inteligencia y voluntad para evitarlo.

En los tiempos de la burbuja inmobiliaria, constructores desalmados mandaban quemar nuestros bosques para construir allí sus urbanizaciones privadas. Lo mismo pasa con lo público. Se destruye lo de todos en beneficio de unos pocos: la clase que nos domina. Una clase compuesta por los terratenientes de siempre, por los políticos herederos del franquismo, o de la traición a las clases populares, por la casta empresarial (con los constructores como lo más representativo de la gran estafa) y por esos psicópatas mafiosos a los que llaman banqueros.

Nuestro experto en sondeos de opinión, José Ignacio Wert, ha sabido cumplir el papel asignado: su figura política ya está amortizada. Provocador, fanfarrón, y a veces torpe como un clown, ha sabido convertirse en el foco nítido de nuestra indignación mientras por detrás, difuminados, borrosos, los sicarios económicos de la clase dirigente nos robaban la merienda.

Y lo que es peor: las élites económicas no sólo nos han escamoteado la cruda realidad, sino que nos han inoculado su ideología hasta en lo más íntimo de nuestras neuronas: nosotros mismos nos hemos vuelto neoliberales. Mientras nos convencen, incluso a palos, de que no hay alternativas, de que lo que se hace es lo único que se puede hacer, y estrangulan con sus leyes nuestras libertades y derechos civiles y políticos, seguimos adormecidos por el sueño de que continuamos siendo libres y de que con nuestro esfuerzo individual y solitario podremos huir de la quema.

Sus intereses, que están contra nuestras propias vidas, se han trocado, por el arte de birlibirloque de la inversión ideológica, en los intereses que nosotros mismos propagamos como un virus. Unos intereses económicos, sociales, políticos e ideológicos que pasamos a describir brevemente.

Lo que hay detrás de Wert y lo que habrá después de Wert

1. Intereses económicos

Privatizar. Privatizar significa privarnos de lo nuestro para quedárselo ellos, las élites. Nuestros impuestos se desvían hacia el lucro de entidades privadas. En los centros educativos hay dos modalidades de esta privatización: parcial o total. La privatización parcial es la externalización de los servicios; por ejemplo, los programas de refuerzo. Por su parte, la privatización total es la concertación: los centros concertados son centros privados que pagamos entre todos−y que sus usuarios re-pagan.

Si utilizamos expresiones como la de que los ciudadanos que usan servicios públicos son sus clientes o la de que los servicios públicos deben ser rentables, estamos ya invadidos por los ultracuerpos de la ideología neoliberal. O también cuando en vez de evaluar, en sus distintos niveles, el proceso educativo, con el fin de mejorarlo, nos limitamos a buscar, como si fuera una fábrica de productos, la calidad de la educación.

El Estado mínimo: mínimo para ellos, máximo para nosotros. Un estado que se sostenga sobre los hombros de las clases populares (con los impuestos del trabajo, con las tasas e impuestos al consumo), y cuyas finalidades sean meramente la de financiar a los poderes económicos y la de sostener las instituciones públicas destinadas a la represión de los de abajo.

En este sentido, las evaluaciones externas de los centros servirán para premiar o castigar con más o menos recursos a los centros que, respectivamente, obtengan mejores o peores resultados en las pruebas. Como normalmente los centros con alumnado de peor contexto socioeconómico alcanzarán peores resultados en dichas pruebas, mediante este tipo de evaluaciones se consigue repartir los recursos dotando de más a los centros de las élites y de menos a los de las clases más desfavorecidas.

2. Intereses sociales

El establishment desea marcar y acrecentar la diferenciación y distancia entre clases. Para ello, se regalan exenciones fiscales a los centros llamados privados “a secas”, se subvencionan centros privados en forma de conciertos (los centros privados llamados “concertados”) y se obliga a los centros públicos a que compitan entre sí y con los centros privados.

La creación del área única y de las evaluaciones externas tiene como finalidad establecer un ranking al que se asocie una estratificación social de los centros. Con la desaparición de cualquier tipo de centro interclasista, los padres desearán que sus hijos se junten con niños del estrato social inmediatamente más alto o, en el peor de los casos, que no se mezclen con los de estrato social más bajo.

La clasificación de centros es, por tanto, un medio de extender el clasismo a toda la sociedad. Y la que ellos llaman “libertad de elección de centros” (el área única) es, en realidad, la manera de implantar un determinismo social, que es todo lo contrario a la libertad −pues el alumno estará siempre encadenado a los prejuicios y limitaciones de su propia extracción social.

La segregación se completa con la creación o subida de tasas, que prohíbe estudiar a los que menos tienen y abre un nicho de mercado para la usura de los bancos.

3. Intereses políticos

Autoritarismo. Lo idóneo para la clase dirigente es ejercer una dominación autoritaria sin que se perciba como tal, mantener la creencia de que las decisiones de la élite son las decisiones propias de las clases populares, decisiones que habrían expresado éstas al depositar su voto cada cuatro años.

Nada importa que la ley electoral restrinja la libertad de elección a muy pocas opciones factibles, prácticamente solo a una, la del bipartidismo; ni que los programas votados sean palabras que se las lleva, no ya el viento, sino un ligero resoplido.

Cuando ya no se puede sostener la farsa de una democracia que no lo es, a la clase dominante no le queda otra alternativa que volver a una legitimidad autoritaria. Es decir, a la persuasión por la fuerza bruta.



El autoritarismo debe penetrar en todas las instituciones. También en la educación. Los equipos directivos, nombrados ahora desde arriba, concentran todos los poderes. Los órganos de participación democrática, como el consejo escolar, se quedan sin capacidad decisoria. Y los inspectores de educación pasan a ser comisarios políticos. A la vez, los medios de (des)información, al servicio del poder, amplifican como grandes y únicos problemas de la educación pública la indisciplina y la falta de autoridad de los docentes.

Teocracia. La parte de la iglesia afín a las clases dirigentes sirve de apoyo al estado autoritario.Se promueve la religión en las aulas. Se reprime cualquier virtualidad emancipadora de la religión, que se convierte en un medio de interiorización, en cada psiquismo individual, de las relaciones sociales autoritarias. Entre las clases populares, se adoctrina en la obediencia y el miedo. Y a los pudientes se los educa en una interpretación perversa y masoquista del cristianismo, perfecta para que asuman con naturalidad en el futuro los roles del explotador.

Anulación del pensamiento crítico. Como dijimos, mucho mejor para el establishment si la realidad social y política no se percibe. La educación se centra en contenidos que no permitan el análisis de la vida concreta que condiciona la libertad del alumno.

4. Intereses ideológicos

Pero mucho más perverso que el ocultamiento de la realidad es su inversión. La inversión ideológica consiste
en hacernos ver las relaciones reales al revés de como son, al modo como se ve la imagen proyectada dentro de una cámara oscura.

Por ejemplo, cuando un asalariado, un autónomo que no vive de las plusvalías de sus empleados, o un simple profesor se autoconciben como de “clase media”, están proyectando una relación de superioridad, propia de la clase dirigente, sobre una humilde clase trabajadora a la que ellos mismos pertenecen. Esta falta de conciencia de clase de los trabajadores contrasta con la fuerte conciencia de clase de las élites, que saben bien cómo ponerse de acuerdo para defender sus intereses comunes. Como dijo el multimillonario financiero Warren Buffet: “Por supuesto que hay lucha de clases, y los ricos la estamos ganando”.



He aquí las armas ideológicas con las que estos poderosos nos han desarmado:

El individualismo. El ser humano no puede sobrevivir sin la sociedad. Invirtiendo la evidencia, el neoliberalismo nos ha hecho creer lo contrario: que es la sociedad un obstáculo para el desarrollo personal. Se inculca que lo importante es el esfuerzo individual, para que la gente rinda más interiorizando las exigencias de los de arriba. Como si creáramos con una fabulosa ingeniería genética la naranja capaz de exprimirse a sí misma.

La cultura del esfuerzo (individual). Por otro lado, el individualismo nos abstrae de las relaciones sociales y económicas en las que se encuentran inmersas las personas. Por ello, el rendimiento de un alumno ya deja de verse como dependiente de su contexto: se considera fruto tan solo de haberse esforzado o mucho o poco. Esto provoca que el alumno que se encuentra con problemas sistémicos se autoculpabilice de su fracaso, y la pérdida inmerecida de autoestima lo convierte en presa fácil para la manipulación. El poder siempre podrá decirle que las fatales consecuencias provocadas por la falta objetiva de equidad son debidas a una “mala gestión de sus emociones”.

La mercantilización del alumnado. La educación ya no se orienta a la formación integral de las personas, sino a su mercantilización: se forma explícitamente para la empleabilidad y para la consecución de competencias requeridas en el mercado de trabajo.

El espíritu emprendedor. En lugar de promover el espíritu crítico y creativo, que trata de abrir nuevas alternativas, de hacer a las personas más libres y abiertas, se impone la idea de que la capacidad creativa del ser humano debe limitarse a pensar en el cómo invertir dinero para hacer más dinero, una obsesión patológica por la rentabilidad como único criterio y fin de nuestras acciones. La inversión ideológica es total: todos los individuos, aunque carezcan de capital alguno, son obligados a concebirse a sí mismos como capitalistas, siendo objetivamente lo contrario. Este engaño es aprovechado por los bancos para engatusar a incautos que invertirán todo lo que no tienen en negocios casi siempre condenados al fracaso, dada la depresión económica que vivimos. Parece que no hemos aprendido: después de la oleada de desahucios a los que les endosaron hipotecas imposibles, ahora llega el tiempo de los emprendedores que, en su mayoría, en breve serán emperdeudores.

La referencia a organismos neoliberales. Se utilizan como referente para la evaluación de nuestro sistema educativo informes cocinados por organismos internacionales que tienen como finalidad la difusión e implantación de políticas neoliberales en todo el mundo. Es el caso del Informe Pisa de la OCDE.
Con la articularidad en nuestro país de que, cuando hay datos de estos informes que no interesan a los planes de la clase dirigente, se omiten en los medios de (des)información, o incluso se tergiversan con descaro, como Soy Pública ha demostrado varias veces.

El neoconservadurismo. Como es falso el mito neoliberal del individuo atomizado, la clase dirigente, que lo sabe, y es plenamente consciente de que el ser humano es un animal social, propone y dispone las formas de socialización más adecuadas a sus intereses. Individualismo, sí, en el terreno económico, pero colectivismo totalitario en lo demás. Los individuos deben someterse a un modelo de familia muy concreta y deben sumergir su personalidad, hasta ahogarla, en entidades abstractas como la de las naciones de los nacionalistas. Ideas de nación totalitarias que consiguen, una vez más, hacer que los oprimidos consideren los intereses reales de la clase opresora como los suyos propios. Incluso la difusión y redifusión ad nauseam del deporte de élite tiene como meta la inmersión de nuestros corazones en el espíritu nacional. En la España el neoconservadurismo ya está más que inventado: es el nacionalcatolicismo, que, “aunque no está, se siente como un miembro fantasma” (Tote King). La farsa de la oposición entre nacionalismo central y nacionalismos periféricos consigue que nadie pueda quedarse al margen de esta masiva enajenación de conciencias. La pervivencia de elementos teocráticos en el Estado es solo la guinda que adorna el pastel.

Optimismo a pesar de todo

¿Nos aguarda un negro futuro? Parece que sí. Nuestro enemigo no es un mero fantoche como Wert o similares. Nos hallamos frente a un plan político mundial, hegemónico y triunfante, que algunos filósofos como Slavoj Zizek han descrito como una auténtica religión: la de invertir y obtener beneficios como sentido último de nuestra existencia.

Que las cosas están mal y cada vez están peor es una evidencia. Pero no debemos rendirnos. Contamos con nuestra inteligencia, imaginación y voluntad para resistir y plantar cara con valentía.

Los verdaderos brotes verdes están en nuestras facultades interiores.

1) Optimismo de la inteligencia. El neoliberalismo es inviable, pues se trata de una creencia irracional construida sobre ideas contradictorias. Además, el límite ecológico de nuestro planeta impide el desarrollo infinito de la economía capitalista.

2) Optimismo de la imaginación. Contra el miedo que intenta inocularnos el poder, tenemos el antídoto de nuestra capacidad creadora. Pensar que no hay alternativas se debe, ante todo, a falta de imaginación.

3) Optimismo de la voluntad. A ese pequeño porcentaje de la sociedad realmente interesado en el mantenimiento del establishment se le opone un porcentaje cada vez mayor de ciudadanos críticos. Entre la clase dirigente y la clase popular concienciada se encuentra la mayoría de la población, alienada por el credo neoliberal, que le lleva a luchar en defensa de los intereses de sus propios explotadores.

Son personas narcotizadas por la radio, la televisión y los falsos noticiarios, y por esa cosmovisión que transmite la industria cultural dirigida al gran público. Durmientes en el gran sueño neocón,  van despertándose poco a poco. Podemos ayudarles a que salgan de la pesadilla capitalista, que ellos siguen viviendo como un sueño, con la paciencia y el tesón de los verdaderos maestros.

En conclusión, opongamos al espíritu egoísta emprendedor que nos venden los neoliberales el espíritu generoso del desprendimiento. Tejamos redes de apoyo mutuo, desarrollemos nuestras fuerzas en movimientos sociales que hagan de la sociedad el medio humano y emancipador que debe ser. La utopía no es una quimera, sino una exigencia ineludible frente a la distopía neoliberal.

Dormíamos… ¡despertamos!


Texto extraído de Soypública



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos lo comentarios están moderados y se permiten anónimos.
Los anominos no aportan el valor de defender lo que se piensa.
No se publicarán aquellos que sean ofensivos.
Gracias.
La Plataforma