martes, 24 de julio de 2012

'Es hora de hacer oír vuestras voces'

El mes pasado asistí, en el Colegio Público Las Acacias de Pozuelo de Alarcón, a un acto en el que se homenajeaba y despedía por su jubilación a la profesora Teresa Dombriz. Fue un acto muy especial y emocionante. 
Al terminar me acerqué a Teresa y le pedí el “panfleto” (como ella más en serio que en broma lo había calificado) que nos había leído. Este breve discurso me pareció un magnífico testimonio de su genuino compromiso con la escuela pública. En Las Acacias ella ha desarrollado numerosas tareas: tutora en primaria y en infantil, profesora de inglés, jefa de estudios, apoyo de biblioteca, etc. Siempre vital y entusiasta, convencida de que el trabajo bien hecho no está reñido con la alegría y la creatividad, con ideas innovadoras, la huella que deja en el proyecto educativo de Las Acacias es profunda. 
Teresa Dombriz se jubila pero no va a dejar de decir que ella no está nada contenta con la situación que vive la educación pública. Estas son las palabras que nos dirigió tras dar las gracias los asistentes: 
''Hace 50 años que estoy en el mundo de la enseñanza. Empecé a trabajar a los 16 años, (sin tener hecha la carrera), en la enseñanza privada. Entonces allá por el año 63 eran habituales las escuelas en pisos de vecindad, no sólo privadas, también muchos “colegios nacionales” estaban así, porque las escuelas grandes y bien dotadas construidas en la República, eran insuficientes para la demanda que provocaba la inmigración masiva a la capital, aparte de la falta de preocupación de las autoridades que no hacían casi nada por mejorar esa situación. 
En todo este tiempo he vivido bastantes y diferentes leyes educativas: Villar Palasí, LOCE, LODE, LOGSE, LOPEG, LOE..., diferentes nomenclaturas: párvulos, pre-escolar, infantil, EGB, ESO…, diferentes enfoques según los gobernantes de turno; pero mientras esto ocurría muchos docentes no dejábamos de estar preocupados por la mala gestión de la enseñanza. 
En los 70 la universidad estaba al frente de los cambios y protestas públicas. Ya sabéis lo que conllevaba expresarse, aún así, se llevaron a cabo esas manifestaciones. 
En el año 1973 hice mi primer paro técnico, (así había que llamarlo porque la palabra HUELGA estaba aniquilada del vocabulario). Luego en la transición vinieron otras manifestaciones y poco a poco se fueron mejorando sueldos, condiciones laborales, pedagogía… 
En 1989, creo, fue la gran huelga indefinida, con ella se alcanzó la mayor mejora hasta el momento actual, luego ha habido cambios pero muy pequeños y en ocasiones hasta hemos retrocedido. 


¿Por qué hago esta crónica? Porque yo me retiro y los demás seguís, y es hora de hacer oír vuestras voces, para que todo lo conseguido con tanto esfuerzo de muchos no haya sido en vano. La escuela pública es imprescindible en la sociedad, y los que la componen, seguros de esa necesidad, deben hacer cumplir ese derecho fundamental. Vale la pena estar en ese empeño.''
Sus palabras acababan con una cita de Martin Luther King : -"Lo preocupante no es la perversidad de los malvados sino la indiferencia de los buenos." 
El discurso de Teresa me hizo pensar en la inmensa suerte que tenemos de que personas como esta profesora estén enseñando a nuestros hij@s en los Colegios e Institutos públicos; y también que tenemos que luchar por mantener ese derecho a una educación de calidad. Y por eso he querido compartirlo con todos los que formamos esta Plataforma en defensa de la enseñanza pública en Pozuelo y Aravaca.

Teresa Dombriz y Teresa Moro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos lo comentarios están moderados y se permiten anónimos.
Los anominos no aportan el valor de defender lo que se piensa.
No se publicarán aquellos que sean ofensivos.
Gracias.
La Plataforma